viernes, 12 de mayo de 2017

Salamanca en 24 horas

Que ver en Salamanca en 24 horas

Salamanca una de esas ciudades en que vale la pena perderse una semana, tiempo del que no muchos disponemos. Pongamos que estamos de paso, por ocio o trabajo y que sólo disponemos de 1 día para visitar la ciudad de Salamanca, es posible? nos dejaríamos mucho que ver?

Vamos a tratar de poneros las cosas fáciles, os resumimos un posible recorrido para los que sólo tenéis 24 horas y queréis ver lo imprescindible de la ciudad de Salamanca. No es fácil así que poneros las pilas.

Comenzamos bien temprano por la visita a la Plaza Mayor de Salamanca y el conjunto catedralicio; no olvides subir a las torres medievales de la catedral, podrás pasear por las terrazas exteriores y las balaustradas que asoman al interior del templo, entre gárgolas, pináculos y campanas. Recordad que en Salamanca hay dos catedrales la Catedral Nueva que fué iniciada por Gil de Hontañón en los albores del s. XVI, no fue culminada hasta 1733 tras la intervención de los mejores arquitectos de cada época, y la Catedral Vieja iniciada en el s. XII según los cánones del romántico y continuada en los siglos posteriores. Retablo mayor del italiano Nicolás Florentino y en el exterior, cúpula bizantina conocida como "Torre del Gallo".

Que ver en Salamanca
Catedral Nueva Salamanca


El Edificio Histórico de la Universidad, en cuya fachada debes encontrar la figura de la rana; en el interior, espacios como el aula de Fray Luis, donde parece haberse detenido el tiempo, o la Biblioteca antigua. 

En 2018 la Universidad celebrará su VIII Centenario, será una oportunidad estupenda para visitar la ciudad ya que se realizarán a lo largo de todo el año numerosas actividades.

Sin prisas debes conocer también la Casa de las Conchas, famosa por su fachada decorada con cientos de conchas y con un precioso claustro; y la Clerecía y Universidad Pontificia, situadas justo enfrente. Las torres de La Clerecía son otro impresionante mirador de la ciudad a través de la visita a Scala Coeli.
Visita a Salamanca Casa de las Conchas
Casa de las Conchas Salamanca

Tras este agradable paseo nos detenemos a reponer fuerzas. Nos esperan restaurantes excelentes con una oferta de calidad. Cocina tradicional y creativa con productos de la tierra entre los que no pueden faltar el jamón de Guijuelo, las carnes de ternera o morucha, las lentejas de la Armuña, la chanfaina, los asados… con quesos, aceites y vinos salmantinos. 

Puedes comer en un restaurante con vistas a la ciudad como el Parador de Turismo de Salamanca o a la Plaza Mayor, también en un centro de arte contemporáneo o en un típico mesón castellano.

Ya por la tarde podemos dar un paseo por el Puente Romano y entrar en el Huerto de Calixto y Melibea un jardín de 2.500 metros cuadrados ubicado en el casco antíguo de la ciudad de Salamanca. Se denomina así por ser el escenario que eligió Fernando de Rojas para recrear la novela Tragicomedia de Calisto y Melibea. Se encuentra ubicado en la ladera de la antigua muralla salmantina a los pies del río Tormes. En la actualidad es un parque visitable de carácter romántico por la historia de amor de los personajes enamorados de la obra de Fernándo de Rojas: Calixto y Melibea. 

Ver Salamanca en 24 horas
Huerto Calixto y Melibea
La Casa Lis, un palacete modernista de vidrieras de colores, es uno de los tesoros de la ciudad. Alberga el Museo de Art Nouveau Art Déco. Después podemos visitar el Convento de San Esteban y el Convento de las Dueñas, te recomendamos probar los dulces que elaboran las monjas y saborearlos tranquilos en el claustro, mientras contemplas las vistas de la catedral.

Terminamos la jornada con dos espacios de leyenda: La Cueva de Salamanca, donde, dicen, el diablo impartía clases de brujería; y el Patio de la Salina, un antiguo estanco de Sal.

Y llegada la noche seguro que se nos ha abierto el apetito así que unas tapas nos están esperando.  Aunque en todos los barrios de la ciudad puedes tomar tapas, son dos las rutas más conocidas y seguidas la primera en los alrededores de la calle Van Dyck donde encontrarás decenas de bares con estupendas carnes a la brasa. Y la segunda en los alrededores de la Plaza Mayor, con pinchos tradicionales y también más sofisticados. Por último y si te quedan ganas y fuerzas puedes acabar tomando una copa en alguna de las discotecas de la ciudad y pub de la ciudad, mis favoritos Camelot y el Gran Gatsby.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.